riesgos y beneficios de consumir semillas de chia

En los años anteriores las semillas de chia se convirtieron en uno de los comestibles más reconocidos entre la gente que desean llevar una nutrición más balanceada, que les ayude a proteger tanto su figura, como su salud. Pero inclusive, muchas de aquellas personas desconocen de todos modos los resultados positivos de este alimento, y peor aun, los peligros.

La chia es una planta nativa del centro y sur de México, Guatemala y Nicaragua; de temporada en verano, que crea una flor la cual produce las semillas; éstas tienen un prominente contenido de proteínas, calcio, boro, potasio, hierro, omega 3, magnesio, manganeso, cobre, zinc, niancina, etc.

Todas estas caracteristicas hacen de la chia un alimento demasiado terminado, que según los profesionales, tiene bastantes beneficios; por ejemplo: su prominente contenido de omega 3, que es un antioxidante natural que asiste para batallar los signos de la edad, optimización la coagulación de la sangre, el desempeño cerebral, etc.

Además asiste para vigilar el hambre entre comidas, ya que al extenderse en el estomago (unas 27 ocasiones su tamaño y 10 ocasiones su peso original), crea una sensación de saciedad que asiste para evadir los antojos repentinos.

Cuando se moja la semilla de chia crea un gel cerca de la misma, dicho gel en el estomago ayuda al desarrollo digestivo evadiendo que los hidratos de carbono se transformen en azúcares, lo cual puede hacer mejor la dieta de la gente con diabetes o que quieran bajar su nivel de glucosa en la sangre.

Si se le compara con otros comestibles, la chia tiene 2 ocasiones más proteína que cualquier semilla, 2 ocasiones la proporción de potasio en los plátanos, 5 ocasiones más calcio que la leche, 3 ocasiones más antioxidantes que los arándanos, 7 ocasiones más omega 3 que el salmón y 3 ocasiones más hierro que las espinacas, todo en una semilla de 2mm.

Más allá de sus varios provecho, esta semilla además se debe de consumir con precaución, ya que en exceso o de manera incorrecta puede ser un inconveniente serio. Se sugiere que su consumo sea en seco, ya que se amplía con el agua y si se le consume ya húmeda puede llegar a crear un tapón en el esófago; de igual modo se sugiere consumir de 10 a 25 gramos al día (diabéticos 5 gramos), para evadir que genere tapones en el estómago e intestinos, y que no altere lo procesos metabólicos normales; y en la situacion de los diabéticos, afecte el desempeño de algunos medicamentos de control.

La chia es un alimento

que solamente está tomando fuerza y popularidad, y aunque no se le considera aun como parte de una dieta equilibrada, ya es una alternativa para hacer mejor la calidad de cualquier alimento, mientras que sea consumida de manera responsable y de ser viable, bajo supervisión de un médico.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *